Miriam Tinoco Secretaria de Política Social

Publicado en Perfiles el Lunes 3, Octubre, 2016

La pobreza es el reto mayor

En un país donde al menos la mitad de la población presenta condiciones de pobreza, la política social no sólo es un área prioritaria en el ejercicio de gobierno, es también un reto que se asume desde frentes distintos.

La pobreza, que según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) alcanza a 2.5 millones de michoacanos en este momento,  representa un tema muy complejo, que no sólo atañe a la entidad o al país.

Es un problema global que “se ha presentado durante muchas generaciones porque el rezago se ha mantenido”, indica Miriam Tinoco Soto, titular de la Secretaría de Política Social en Michoacán (SEPSOL).

Sin embargo, “podemos cambiar las cosas –añade–. Si todos trabajamos de manera coordinada, tanto el Gobierno Federal, como el estatal y los municipales, si direccionamos los recursos adecuadamente y los aplicamos donde está focalizado el problema, transformaremos el panorama que tenemos”.

Es claro que ante un fenómeno como éste no existen soluciones simples ni tampoco inmediatas, expone la secretaria. Por ello, las acciones de Gobierno en Michoacán se alinean a ese respecto.

“No sólo es la SEPSOL la que trabaja en el tema, es toda la política social del Gabinete; es un esfuerzo conjunto para organizarnos y direccionar los recursos hacia los sectores que los requieren para cambiar sus condiciones de vida”, expone.

Tal estrategia ha funcionado y hemos tenido grandes avances en materia social. En coordinación con el Gobierno Federal trabajamos para que nuestro trabajo pueda ser medido, y que ofrezca resultados visibles; es decir –afirma– para reducir los índices de pobreza en concreto.

Por otra parte, abatir este fenómeno de rezago vulnerabilidad social no es sólo cuestión de recursos, plantea Tinoco Soto, sino un proceso integral donde intervienen otros factores, especialmente el de la educación.

“Para cambiar el proceso hay que invertir en ésta; es necesario que tengamos un pueblo educado, una ciudadanía educada”, por las oportunidades de desarrollo que se presentan, y porque, señala:

Una persona educada tiene más una visión más amplia de las cosas, tiene un escalón más para acceder a otros espacios, a otras condiciones de vida. “Si logramos que la ciudadanía concientice la importancia de todo esto generaremos las condiciones de un Michoacán distinto”.

“Lo mejor que podemos heredar a nuestros hijos es la educación, porque con ella las condiciones de vida cambian”

El hogar, el trabajo y la política

Miriam Tinoco Soto (Morelia, 17 de septiembre de 1978) es, por edad, la segunda de cinco hermanos; pero en los hechos pareciera la mayor y es que, refiere, ser líder es algo de naturaleza.

Tal disposición le ha llevado a ocupar distintos cargos políticos al interior del Partido de la Revolución Democrática (PRD), donde ha estado activa desde que se graduó  como Licenciada en Derecho por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Actualmente se desempeña como secretaria de Política Social en Michoacán, misión que cumple de acuerdo con una agenda puntual y un tanto estricta. “No soy mujer de fiestas ni nada; yo soy de trabajo y de mi casa”, explica.

Familia y política

Provengo de una familia muy unida, donde nos apoyamos y respaldamos en todo lo que nos presente la vida. Actualmente soy la más enfocada en política, pero tengo parientes que fueron fundadores del PRD y también tengo familiares políticos en otros partidos… El ex gobernador (Víctor Manuel Tinoco Rubí) es familiar lejano; todavía se reconocían como tales hasta la generación de mi papá, pero nosotros ya no tenemos esa cercanía.

Convicción

Yo ingresé a la política por convicción, por lo que ellos (mi padre, mis tíos) me enseñaban y por los ideales de la izquierda. Desde que entré a dar mi servicio social en el Congreso del Estado, escogí entrar con los diputados del PRD y, a partir de ese momento, me integré de lleno al partido.

Liderazgo

Siempre he sido así, desde la casa. Hay videos de las bodas de mis tías y ahí ando yo, dirigiendo a los hermanos, a los primos. Siempre tuve ese lado, por naturaleza… aunque no como jefa (ríe), más bien como alternativa, incluso en la escuela tenía mi coordinación contraria a la del jefe de grupo.

El ejemplo

Durante mi servicio social en la carrera acompañé a la licenciada María Ortega (esposa del ex alcalde de Morelia, Cristóbal Arias) en el Congreso; ella me apoyó y respaldó. Es una mujer fuerte, decidida, de convicción y por eso, tuve un buen ejemplo.

Un día común

Mi día comienza a las cinco y media, seis de la mañana. Me levanto, atiendo a mis hijos (una niña de tres, un niño de siete), los preparo para la escuela y después vengo a trabajar. No es fácil compaginar la vida de madre con la vida de servidora pública, pero busco escucharlos, atenderlos, educarlos como me educaron a mí, en familia… Hay días completos en que nos los veo. –Mamá, te vi en televisión– dice mi hijo, pero así es; hay que trabajar el tiempo necesario para que cambie la situación que vivimos actualmente.

Paliar la pobreza, un eje rector

La pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad social son componentes de un solo fenómeno que tiene causas múltiples, pero resultado común: afecta a la gran parte de las sociedades actuales y su erradicación representa un gran reto para las políticas públicas.

En Michoacán, con base en criterios de integralidad, concurrencia, orden y corresponsabilidad, la  Secretaría de Política Social (Sepsol) trabaja para abatir los índices de pobreza, que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) afecta a un  59.2 por ciento de la población estatal.

“Para el gobierno del ingeniero Silvano Aureoles Conejo, es prioridad impulsar el desarrollo de las y los michoacanos combatiendo la pobreza y marginación, y por ello hacemos grandes esfuerzos”, indica Miriam Tinoco Soto, titular de Sepsol.

La importancia de la política social radica en la  expansión del fenómeno y en la inminente necesidad de palearlo, pues, sólo entre 2012 y 2014 el número de pobres creció en 10.07 por ciento en México, y dicha inercia afectó a la entidad, que es actualmente el actual 9° lugar nacional en la materia.

“Estos indicadores nos obligan a priorizar el  tema en la agenda pública” –señala  la secretaria Tinoco–,  por lo que su atención es ahora un eje rector para la administración estatal.

Esta política es parte, además, de una estrategia más amplia con carácter transversal, que abarca programas y plataformas en materia de salud, vivienda, educación, empleo, seguridad, equidad y otras áreas.

Acciones y objetivos

Este 2016 la Sepsol se enfocará en el desarrollo de cinco ejes estratégicos para el desarrollo social: educación, salud, vivienda, alimentación, y cohesión e inclusión social. En ese marco, puso en marcha el Programa de Mejoramiento de Vivienda y Comunidad de Michoacán.

Éste ejercerá 250 millones de pesos,  70 millones de procedencia federal, atendiendo a  60 mil familias con carencias de vivienda –calidad de materiales, espacios, servicios básicos– en su primera fase.

En asistencia, la Secretaría ha reactivado el Programa de Apoyo a la Alimentación de Adultos  Mayores, que este 2016 contempla la atención de 100 mil  personas, con un presupuesto ampliado a 190 millones de pesos, con fin de entregar más y mejores productos durante los 12 meses del año.

En educación, Sepsol entregó en enero pasado 2 mil 307 becas a igual número de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria de ocho municipios. Éstas representan un apoyo a los estudios y suponen un gasto de 1 millón 700 mil pesos en su primera entrega.

La dependencia ha impulsado la realización de dos foros regionales de medicina tradicional, con recursos por el orden de 3 millones de pesos y en el marco de una estrategia transversal que busca, al tiempo, cubrir necesidades básicas de la población y ofrecer alternativas de salud y prevención de enfermedades.

Entre otras acciones, la Sepsol firmó el acuerdo “Por un Michoacán sin pobreza” con la Secretaría de Desarrollo Social federal, para garantizar el acceso a salud, educación, alimentación y vivienda digna a las poblaciones más vulnerables de la entidad.