Una Paloma Mensajera vuela al norte

Eloísa Ambriz Juárez voló a Estados Unidos para encontrarse con sus seres queridos, tras muchos años de ausencia. Nació en Tiríndaro, una localidad de raíces indígenas en el municipio de Zacapu, que es conocida por su fiesta dedicada a la Virgen del Socorro; ella nunca había viajado lejos.

Cuando Eloísa salió de la Embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México, con su Visa aprobada, no pudo contener el llanto y es que, por fin, después de 40 años, volverá a ver a su hija.

 

“Su esposo se la llevó para California… Nomás salió de la prepa, se fue con el novio, se la llevó luego, luego para allá”, recuerda. El problema es que ya no volvió, dado el temor de no lograr el cruce de la frontera norte una vez más.

Por ello Eloísa se convirtió en una de las “Palomas Mensajeras”; es decir, en beneficiaria del programa con igual nombre, que impulsa la actual administración estatal a través de la Secretaría del Migrante en Michoacán.

 

Palomas Mensajeras atiende a personas de la Tercera Edad; los acompaña, asesora y presenta ante las embajadas a fin de que logren Visas, regularmente por 10 años, para que viajen a los Estados Unidos a reunirse con sus familiares. También coordina a los municipios y arropa todo el periplo de los viajantes.

Así Eloísa conocerá a sus cinco nietas. Es el motivo mayor del viaje, “porque nada más hablan diciendo, “te queremos conocer” y nomás en puros celulares las he visto y ellas a mí.

 
“Ahora, si Dios me da licencia será en persona. ¡Estoy feliz! Ya me autorizaron la Visa, la virgen de Guadalupe me ayudó, gracias al gobernador Silvano (Aureoles Conejo) por este apoyo, Dios lo bendiga siempre”
Eloísa Ambriz

Miles de vuelos

Desde que fue lanzada, en septiembre de 2017, la iniciativa Palomas Mensajeras ha beneficiado a miles de adultos mayores de todo Michoacán.

Hasta el 27 de junio anterior, contaba:

 
  • 6,550 Visas autorizadas
  • 5,871 Palomas Mensajeras que ya concluyeron su viaje
  • 83 Municipios participantes
Y cada día son más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *