Un nuevo comienzo para Cenobio

Por años, esta tenencia de Apatzingán fue ligada con el crimen organizado; primero se asentó La Familia, después Los Caballeros Templarios y finalmente, Los Viagra. Y todos trastocaron la vida social y productiva de esta comunidad de 5 mil personas.


En Cenobio Moreno la mayoría de la gente se dedica a la producción y corte de limón; por esto último, se pueden ganar 500 pesos al día, pero no se trabaja a diario. Aquí, la media educativa son los seis años de primaria y, dada la falta de acceso a la educación, a la formación de capacidades e incluso al esparcimiento, drogadicción tocó a la mayoría de los jóvenes.

Por años, esta tenencia de Apatzingán fue ligada con el crimen organizado; primero se asentó La Familia, después Los Caballeros Templarios y finalmente, Los Viagra. Y todos trastocaron la vida social y productiva de esta comunidad de 5 mil personas.

Hacia 2014, el control delictivo se había extendido de forma insostenible para las familias.  Con la violencia en crescendo, éstas replegaron e incluso desdeñaron el ingreso de las fuerzas de seguridad estatales y federales.

En abril de 2016, el Gobierno de Michoacán decidió que intervendría, no sólo para combatir a la delincuencia, sino para sanar las heridas que causaron los años de violencia.

         

El 13 de abril, fue instalada Base de Operaciones Mixtas en Cenobio Moreno; tres días después el gobernador Aureoles arribó a la tenencia para escuchar a los pobladores.Una semana después regresó con las Caravanas de Servicios Integrales #CercaDeTi, y anunció la instauración de la Comunidad Modelo.

El 30 de abril nació el primer Comité Ciudadano, y la vida de Cenobio Moreno comenzó a transformarse.

En su primer año, la tenencia fue objeto de 120 acciones, 39 de las cuales son obras de infraestructura; ha alcanzado cobertura total de los programas Beca Futuro y Sí Alimenta, además de Médico en tu Casa y otros. Se han ejercido aquí 125 millones 851 mil pesos, según los planes de los pobladores.

Comunidades Modelo, la reconstrucción de Michoacán

En abril de 2016, el gobernador Silvano Aureoles Conejo se reunió con el Jefe de Tenencia de Cenobio Moreno, una porción del municipio de Apatzingán que vivía una profunda crisis derivada de la presencia del narcotráfico, la cual se agudizada por un olvido institucional de muchos años.

Esa reunión –que Esteban Nava recuerda como algo cercano, sin protocolos– marcó el principio de un proyecto clave para la administración estatal, y único en nuestro país:

Las Comunidades Modelo, esquema de política pública transversal que integra la acción ciudadana y de los niveles de gobierno para sanar el tejido social y lograr el desarrollo de territorios aquejados por la marginación, el rezago, y la presencia de poderes fácticos que prosperaron ante la ausencia institucional.

Esquemas similares se han probado en Chile y Brasil; pero el de Michoacán difiere, al incorporar las estructuras sociales y añadir otro elemento: un presupuesto participativo que amplía la acción ciudadana, ya que es la comunidad quien vigila y decide sobre la aplicación de los recursos públicos.

Comunidades Modelo es un esquema dirigido por el Ejecutivo estatal en persona, que ha transformado a Cenobio Moreno y se ha replicado otras 15 veces en comunidades y municipios que hoy comparten la experiencia inédita de un gobierno conjunto.

Para ello, la administración michoacana ha ejercido un presupuesto global de 750 millones de pesos y ha contado con el apoyo de la Federación y los Ayuntamientos. En lo próximo, se prevé incluir a las academias para promover medidas de impacto económico.

La unión de los esfuerzos

Comunidades Modelo comprende acciones y procesos conectados entre sí, de forma que detonen cambios notables en el presente y futuro de las poblaciones donde se insertan.

A la fecha, el gobernador Silvano Aureoles ha conformado 16 de éstas en un total de 13 municipios de las regiones de Tierra Caliente, Tepalcatepec, Infiernillo, Sierra Costa, Meseta Purépecha, y Oriente de la entidad.

En cada una se ejercen políticas públicas sociales, educativas, económicas, culturales y otras, que van de la atención individual –becas educativas, capacitación para el trabajo, atención médica, asesoría jurídica, etcétera– a los proyectos comunitarios para el mejoramiento del espacio público, o la construcción de infraestructura educativa, sanitaria o productiva.

El énfasis, es que toda acción gubernamental se ha presentado a los Comités (cuando se trata de comunidades) y/o Consejos (cuando son municipios) Ciudadanos para socializar y unificar las necesidades prioritarias de cada lugar; sólo a partir de los acuerdos resultantes las dependencias del Gobierno de Michoacán han proyectado, gestionado y ejecutado las obras correspondientes.

Voces de Cenobio Moreno

“Pedí audiencia con el gobernador y a los cinco días estaba aquí; fue para bien, dijo que iba a hacer aquí, una Comunidad Modelo para las demás”

 

-Esteban Nava, Jefe de Tenencia

“Pusieron el servicio del drenaje, cercaron la escuela, el jardín se ve bonito; y sí estoy agradecido porque es para nuestros hijos”

-Nazario Peñaloza, cortador de limón

“Siento que conozco al gobernador, siento que él me conoce porque me llama por mi nombre cada que viene”

-Yolanda Hernández, costurera

“Nunca vino nadie, ni el ingeniero de Rancho Galeana. Y ahora somos número uno en esto; es bonito decir: ‘ya pasó un año’ y ver lo que nos ha dejado”

-Rosa E. Landeros, Comisionada de Deporte

“A los muchachos les cambia el entorno, les cambia la mentalidad y les cambia la vida… están haciendo deporte por su iniciativa y eso es un paso gigantesco”

-Alondra Guerrero, Comisionada de Cultura

“Se ha transformado la escuela, tiene otra vista y es en beneficio de la comunidad, de los niños y de nosotros, porque tenemos mejores condiciones”

-Eleazar Reyes, Dir. de la Primaria Lázaro Cárdenas

La recuperación de Úspero


Úspero, municipio de Parácuaro, es una comunidad pequeña de tradición agrícola, a la cual divide un puente vehicular que no sólo deja pasar el tránsito; antes, también imponía una línea imaginaria entre una violencia y otra, ejercida por los cárteles de la droga.
Asentada en terrenos de una antigua hacienda, Úspero tiene gran riqueza productiva; su tierra es fértil y esconde abundantes cauces de agua; su ubicación geográfica es estratégica y, sin embargo, la sombra de personajes como Gilberto Gómez “El Chanda” –hoy preso– dificultaron su pleno desarrollo.
El 21 de mayo de 2016, el gobernador Silvano Aureoles instaló un Comité de Desarrollo Regional y la convirtió en la segunda Comunidad Modelo del estado.
Aquel sábado acudió mucha gente y “el Comité se formó de manera natural cuando llegó el gobernador”, recuerda Tomás Jiménez Méndez, presidente del mismo.
“Primero remodelaron y equiparon las nueve escuelas, desde preescolar hasta bachillerato. Ahora estamos construyendo la plaza cívica, porque no teníamos”, refiere Jiménez y hace un resumen de los cambios en el año reciente:
Nuevas calles, mejores servicios, programas y apoyos y, algo que lo emociona: el equipamiento de dos pozos profundos para riego agrícola, que cambiará la vida de los productores y trabajadores locales.
Pero lo mejor, ha sido organizarse; “el gobernador y sus dependencias nos enseñaron el camino; venga o no venga él, nosotros ya sabemos qué hacer y por eso (el gobernador) nos tiene confianza y creo que por eso nos quiere, porque siempre estamos al pie del cañón trabajando, con lo que él nos dice”.
Hasta el primer trimestre del año, en Úspero se habían registrado 105 acciones, 34 de las cuales fueron obras públicas, con una inversión estatal de 104 millones de pesos.

Las Comunidades Modelo

    •  Aquila 
    • Cenobio Moreno, municipio de Apatzingán
    •  Chihuero, Huetamo
    •  Chinicuila 
    • Coahuayana 
    • La Huacana 
    • La Ruana, municipio de Buenavista
    •  Lázaro Cárdenas
    •  Nocupétaro
    •  Pinzándaro, municipio de Buenavista
    •  San Antonio la Labor, Apatzingán
    •  San Felipe Los Alzati, municipio de Zitácuaro
    •  Tepalcatepec
    •  Uruapan
    •  Úspero, municipio de Parácuaro
    •  Vicente Riva Palacio, San Lucas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *