En Morelia, donde se concentra el 22% del parque vehicular existente en el estado (Conapo-Segob 2013), mil 400 transportistas han ingresado a un Programa de Conversión de vehículos del servicio público a uso de gas natural.

El programa es dirigido por la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático (Semarnacc), y su ejercicio implica un decremento de la contaminación en la capital del estado, pero también un ahorro de hasta 50% en los gastos por combustible para los transportistas beneficiados.

“Bajaremos hasta un 30% las emisiones de Bióxido de Carbono en estas mil 400 unidades; incidiremos en la disminución del Monóxido de Carbono en hasta 90%, y bajaríamos hasta 100% el Dióxido de Azufre”, explica el secretario Ricardo Luna García.

Además, dada el alza en los precios de los combustibles, la conversión vehicular a gas natural resulta “una buena alternativa para evitar que las tarifas del transporte público se sigan elevando”, señala Marco Antonio Lagunas Vázquez, titular de la Comisión Coordinadora del Transporte Público de Michoacán (Cocotra).

La medida ayudará “en un corto y mediano plazo, a renovar el parque vehicular del transporte público”, lo cual impactará en la calidad y el costo del servicio en favor de las y los usuarios, expone el coordinador.

Este programa es posible gracias a la colaboración entre Gobierno del Estado y el Congreso Federal, por cuyas gestiones la entidad ha recibido 60 millones de pesos extraordinarios para hacer la conversión de dichas unidades, equivalentes a más del 11% del transporte público de Morelia.

Se prevé que el gobernador Silvano Aureoles Conejo continúe gestionando recursos durante 2017 para replicar esta estrategia en Lázaro Cárdenas, Uruapan y otras ciudades con alta densidad vehicular.

En Morelia circulan 12 mil 500 unidades de transporte público