Refugio de sol y mar

Unos 213 kilómetros de costa, donde la conjunción del relieve, el mar y el clima forman espacios ideales para descansar bajo el sol, esperan ahora mismo a los paseantes de la temporada.

Por ello, la Secretaría de Turismo (Sectur) y la Coordinación General de Comunicación Social (CGCS) en el estado han lanzado una campaña de promoción para los municipios de Lázaro Cárdenas, Aquila y Coahuayana, dueños de un litoral que se distingue por su belleza, su diversidad biológica y la riqueza cultural que guarda.

Hablamos de la campaña “Escápate este verano”, que fue antecedida por la campaña #EscápateesteFin, con fin de impulsar a Michoacán como uno de los principales destinos turísticos de México.

La meta para el Gobierno del Estado, es recuperar al llamado “turismo de sol y playa”, que llegó a registrar una derrama económica de dos mil 11 millones de pesos en años como 2008, según datos de la misma Sectur.

Este 2017, “Escápate este verano” busca atraer –con base en cifras del año anterior– a más de un millón 27 mil 845 turistas, cuya presencia dejaría una derrama por más de mil 693 millones de pesos, de acuerdo con la Secretaria de Turismo, Claudia Chávez López.

Esta campaña, por cierto, cuenta con una inversión estatal de 4 millones 300 mil pesos, según datos de la CGCS, los cuales se han ejercido en esquemas de difusión como espectaculares, spots de radio, 20 banners en portales de noticias y módulos de información turística en Guadalajara y la Ciudad de México, entre otros medios.

Surf y Kayaks

En sus tres municipios costeros, Michoacán tiene playas como Boca de Apiza, San Telmo, San Juan de Alima, Las Brisas, Ixtapilla, Palma Sola, La Manzanillera, Pichilinguillo, Caleta de Campos, La Soledad, Las Calabazas, Playa Azul y Barra de Pichi.

En ellas, los paseantes pueden entregarse a actividades diversas: senderismo, paseos a caballo, buceo, y pesca. Además, el municipio de Aquila contiene a las playas Barra de Nexpa y La Ticla, consideradas como las mejores para practicar el surf en la República.

En Nexpa, las olas alcanzan los tres metros de altura, e incluso hasta 4.5 metros. Por ello, este rincón michoacano es sede detorneos de surf a los que acuden competidores mexicanos y otros provenientes de Canadá, Estados Unidos, Australia, Israel y Sudamérica.

Además, en Nexpa desemboca el río de igual nombre, por lo que se forma un delta rico enorganismos biológicos y que sirve como frontera natural a los municipios de Lázaro Cárdenas y Aquila. Ahí se practica la pesca y se organizan viajes en kayak.

En La Ticla también se organizan torneos regionales y nacionales de surf; si bien las olas son menores (de 1.5 a dos metros de altura) esta playa posee una inmensa área para acampar y un parador turístico que aprovecha su belleza, donde suelen realizarse conciertos de rock y reggae con grandes fogatas.

En esta playa desemboca el Río Ostula, y también promueve paseos en kayak, lounge board y pesca ribereña. Vale decir que en el litoral michoacano también se forman deltas con los ríos Coahuayana, Coalcomán, Acalpican y Chuta.

Formas y sabores
La Costa michoacana guarda una vegetación abundante que mezcla selvas tropicales con trazos de bosques de coníferas, y una fauna variada compuesta por garzas, pelícanos, caimanes, iguanas verdes, gaviotas, venados Cola Blanca, y guacamayas, entre otras especies.
Y es, además, escenario de una tradición artesanal renovada. En la zona se fabrican equipales de madera y piel, objetos de barro bruñido de estilos mesoamericanos, o bien textiles cuyas técnicas de manufactura se han trasmitido por generaciones.
A la par, la Costa es dueña de una gastronomía tradicional a base de pescados y mariscos, con platillos como el pescado zarandeado, las tiritas, las hamburguesas de camarón o las pescadillas; sin olvidar las empanadas de coco de Lázaro Cárdenas. 

Viajeras marinas

Entre las muchas atracciones del litoral michoacano, se encuentra el hecho de recibir cada año a tres variedades de tortugas marinas: la Golfina, Negra y Laúd, las cuales viajan miles de kilómetros para reproducirse ahí.

Actualmente, hay santuarios a lo largo de la Costa, aunque los más conocidos se ubican en las playas de Mexiquillo, Colola y Maruata, así como también en las de Arenas Blancas y Huahua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *