La música va al reencuentro con la gente

Gracias a la colaboración con el Gobierno de Michoacán, este 2016, por primera vez en su historia, el Festival Internacional de Música de Morelia (FIMM) amplió sus horizontes para abarcar, además de la capital, 12 municipios de todas las regiones de la entidad.

Entre los días 11 y 21 de noviembre, este evento dedicado a la difusión de la música académica y tradicional de alta calidad, estuvo presente en municipios como Acuitzio, Ixtlán, Uruapan y Zacapu, así como en Pueblos Mágicos, con el objetivo de descentralizar el arte y los servicios culturales como estrategia del gobierno de Silvano Aureoles  para resarcir el tejido social.

“Estamos muy agradecidos con el gobernador Silvano Aureoles, porque está muy comprometido con el Festival” –señaló la Presidenta del Consejo Directivo de Asociados, Verónica Bernal Vargas–, ya que lo considera como una de las cúspides del gran patrimonio inmaterial de nuestro estado.

Bernal Vargas, quien fungió durante 13 años como Directora General del FIMM, explicó que fue idea del mismo Ejecutivo michoacano llevar los conciertos a los municipios del interior del estado.

“Estamos complacidos con este Gobierno porque sabe que con la cultura se está invirtiendo, no gastando el presupuesto; la cultura es tan vital como el tema de la educación, porque es parte de la identidad de los pueblos”, expresó.

En los años por venir, se prevé que  Gobierno Estatal y el Festival continúen en colaboración estrecha, a fin de “lograr grandes proyectos. Seguiremos trabajando para seguir hablando bien de Michoacán, que es como hablar bien de nosotros mismos, de nuestra ciudad y del entorno en que vivimos”, indicó la maestra Bernal Vargas.

Música en el interior

En esta colaboración entre el FIMM y el Gobierno Estatal participaron la Secretaría de Cultura (Secum), el Centro Estatal para el Desarrollo Municipal (Cedemun) y los gobiernos municipales, con el objetivo de alcanzar al mayor número de oyentes posibles.

Vale decir que buena parte de los conciertos fueron gratuitos. Morelia, a su vez, recibió a la renombrada The Orchestra of the Swan, agrupación inglesa que también tocó en el Palacio de Bellas Artes, con un espectáculo dedicado a William Shakespeare.

Así, los michoacanos y michoacanas fueron testigos del arte y la disciplina de agrupaciones como Shtetl Klezmer, la cual reinterpreta la música judía que se escuchaba en la Europa del Este hasta antes de la II Guerra Mundial; Aristo Swings, que mezcla las vertientes jazzística con la música tradicional  de México, Francia, Brasil y otros países; o bien,  el Quarteto Radamés Gnattali, nominado al Grammy Latino 2012 y ganador del premio Carlos Gomes de Brasil en 2009, entre otros varios, dada su buena factura musical.

Así, los michoacanos y michoacanas fueron testigos del arte y la disciplina de agrupaciones como Shtetl Klezmer, la cual reinterpreta la música judía que se escuchaba en la Europa del Este hasta antes de la II Guerra Mundial; Aristo Swings, que mezcla las vertientes jazzística con la música tradicional  de México, Francia, Brasil y otros países; o bien,  el Quarteto Radamés Gnattali, nominado al Grammy Latino 2012 y ganador del premio Carlos Gomes de Brasil en 2009, entre otros varios, dada su buena factura musical.

Otros artistas en esta XXVIII edición del Festival fueron la Orquesta Sinfónica de Yucatán, la violinista rusa Elena Mikhaliova, el trompetista Roman Leleu, el grupo Los Flokloristas y otros más.

La trayectoria

El FIMM es resultado del esfuerzo conjunto de los tres niveles de gobierno y la iniciativa privada; así como fruto del esfuerzo de la comunidad musical y del público michoacano, que lo ha acompañado en sus ya casi tres décadas de trayectoria.

Desde julio de 1989, éste ha ofrecido 487 conciertos, 166 clases magistrales y ha recibido a unos 14 mil artistas de todo el mundo. De acuerdo con las cifras del propio FIMM, hasta 2015 poco más de un millón 300 mil personas habían disfrutado de sus espectáculos musicales en vivo.

Esto anterior, se ha traducido en momentos únicos en la historia de la ciudad, como recuerda Verónica Bernal:

“El primer año se hizo Carmina Burana en el Palacio del Arte con Mark Seltzer, un gran pianista; también vino gente de 22 países cuando dedicamos el FIMM a la Unión Europea…, vinieron músicos de Japón, con sus grandes tambores tocando en la Casa de la Cultura; el Carnaval de Brasil por la Avenida Madero (las chicas salieron del Templo y apenas en la puerta se quitaron todo -risas-, pero el padre fue muy amable) y también Cuba fue maravilloso, el primer festival de mapping en 2014: han sido muchos momentos”.

Festival de Música de Morelia cosecha reconocimientos

  • 2009, el Gobierno de Austria le otorgó la Medalla Mozart.
  • En 2007 y en 2012 obtuvo sendas nominaciones a las Lunas del Auditorio Nacional.
  • 2015, el Ayuntamiento de Morelia le entregó la Presea Generalísimo Morelos.
  • Este año  obtuvo el Premio Michoacán a la Competitividad en la categoría Servicios​.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *