La fecunda Rana Toro

En Michoacán el cultivo de ranas Toro se ha convertido en una excelente alternativa de producción, que tiene ventajas como rentabilidad, alta productividad, baja inversión y además, la expectativa de un mercado en crecimiento.

 


La carne de la Rana Toro, hipoalergénica, nutritiva y libre de colesterol, se consume en restaurantes selectos, exóticos, de tendencia gourmet o corte tradicional, por lo que sus mercados naturales en el contexto local son ciudades como México, Cancún, Acapulco y la región de las dos Baja California; en el extranjero, el principal comprador es Estados Unidos.

De lo anterior, participan los integrantes del Sistema Producto Rana Michoacán A.C., el cual tiene a la fecha 23 Unidades de Producción, ubicadas en Álvaro Obregón, Morelia, Tzitzio, Zinapécuaro, Sixto Verduzco y Cojumatlán.

De acuerdo con el gerente del Sistema, Edwin Radilla Fajardo, estas unidades se componen por núcleos familiares o acuicultores que están diversificando su actividad. En conjunto, producen unas 50 toneladas de carne de rana anualmente, la cual por cierto alcanza hasta los 290 pesos el kilo.

El cultivo controlado de esta especie endémica de Estados Unidos suple, en cierta medida, la explotación de Rana Montezumae, tan en boga hasta la década de 1990 en las zonas lacustres de Pátzcuaro y Cuitzeo, que casi casi llevó a la extinción de la especie local.

Ello provocó una problemática social y económica, dado que para los pescadores la Rana Montezumae representaba una fuente de alimentación, empleo e ingresos.

Ahora, con el Sistema Producto Rana, algunos de aquellos pescadores “han encontrado una forma de autoempleo y una alternativa de ingresos sin dañar el ambiente”, señala Edwin Radilla Fajardo.

Hablamos –refiere– de un modelo de transferencia tecnológica promovido en Michoacán desde hace algunos años por Larisa Méndez Béjar, actual titular de la Comisión Estatal de Pesca (Compesca).

Este cultivo también se ha implementado en el Estado de México y otras entidades, las cuales exportan a Estados Unidos y Europa, principalmente. En el caso de los michoacanos, van cubriendo el mercado regional y recién han comenzado a exportar animales vivos a Texas, del otro lado del Río Bravo.

A fin de ser más competitivos, los productores estatales de Rana Toro están trabajando para obtener la certificación del Primer Manual de Buenas Prácticas de Producción Acuícola para Rana en Condiciones Controladas, el cual les facilitaría su ingreso a distintos mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *