Gobierno con rumbo y perspectiva ciudadana

En cumplimiento con las disposiciones de ley, el Gobernador Silvano Aureoles Conejo presentó su Primer Informe de Gobierno y ofreció un mensaje a los michoacanos sobre el camino andado por su administración. Con una profunda convicción democrática y compromiso con la transparencia, el titular del Ejecutivo en Michoacán ofreció a los diputados regresar al Palacio Legislativo para debatir y ampliar la información sobre la administración pública.

En la rendición de cuentas del trabajo realizado durante este primer año pudimos darnos cuenta que se han trazado líneas de trabajo transversal y se han sentado bases para impulsar los cambios estructurales que requiere la entidad en aras de mejorar las condiciones de vida de los michoacanos. Un cimiento fundamental para la construcción del futuro en Michoacán es el Plan de Desarrollo Integral que orienta el rumbo del ejercicio de gobierno durante los próximos cinco años, y lo más importante: recoge las propuestas de los michoacanos que viven en las diez regiones del estado, así como las de nuestros hermanos migrantes en Estados Unidos

Sólo mediante el diálogo entre ciudadanía y gobierno se pueden construir políticas públicas que sean justas y pertinentes frente a las complejas realidades que arroja el tiempo presente. Por ello, una de las primeras acciones de la administración estatal encabezada por el Gobernador Silvano Aureoles Conejo fue, precisamente, la convocatoria a una extensa consulta pública sobre qué ocurre y cuál es la expectativa de cambio para nuestra entidad.

Así surgió el Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021 (Pladiem), como resultado del consenso entre los distintos actores sociales, sustentado en las aportaciones de miles de michoacanos y michoacanas, quienes participaron en 10 Foros Regionales de Consulta en la entidad; así como en dos encuentros inéditos en California y Chicago, Estados Unidos.

Fiel testigo de ese encuentro fructífero y participativo entre la sociedad michoacana y su gobierno democráticamente electo, este Plan es “un instrumento guía para consolidar la prosperidad” de Michoacán, como escribe en su presentación el propio Gobernador Aureoles Conejo.

Pero es también, a la par, símbolo del llamamiento a un “Nuevo Comienzo” en nuestro territorio. Esta convocatoria fue enarbolada incluso antes de los resultados electorales del 7 de junio de 2015, y tiene como principal garante el ejercicio de una gobernabilidad democrática, cuyos objetivos finales no son menores para el estado:

El desarrollo humano, la reactivación económica, el restablecimiento de la paz y la justicia social, el empleo digno, la rendición de cuentas, la igualdad sustantiva, la sustentabilidad ambiental y la prosperidad urbana son, todos, objetivos que no sólo transformarán a la entidad contemporánea; su logro también representa un cambio de rumbo en la construcción de futuro, uno donde la sociedad michoacana gozará el pleno ejercicio de sus derechos y sus capacidades.

Con esa perspectiva, el Plan de Desarrollo Integral está articulado con base en Nueve Prioridades Transversales que contemplan, además, aspectos como la cohesión social, la mejora educativa, el acceso a la salud y a la justicia, la prevención del delito, la innovación y la productividad económica, la atención prioritaria a los sectores vulnerables y, como un compromiso ineludible: la transparencia y la construcción de un gobierno digital que sirva a su propósito primario de velar y alentar a la sociedad en su desarrollo.

Todo lo anterior se articula en derredor de tres Ejes de Gobernanza: Educación con calidad, Finanzas Sanas y Seguridad Pública. Hablamos de factores prioritarios que, como toda acción de Gobierno, hacen eco de las voces ciudadanas, pero también son propuestas que parten de un análisis profundo y entendido sobre la situación que ha permeado en la entidad durante las últimas décadas.

 

Los índices sobre rezago y marginación social, deserción escolar o incidencia delictiva, son la cúspide de procesos que se han gestado por largo tiempo, y que requieren estrategias participativas para lograr solucionarse.

En ese sentido, los Tres Ejes del Pladiem y sus Nueve Prioridades están articulados para que cada dependencia o instancia de la administración michoacana pueda ejecutarlos, pues la igualdad, la justicia y el desarrollo son tarea de todos y todas quienes participamos en las labores del Gobierno de Michoacán.

Dada la amplitud y alcance de los objetivos expuestos, el Gobierno de Michoacán está comprometido con los resultados y, por ello, el mismo documento rector ha contemplado instrumentos de medición, evaluación y seguimiento. En congruencia con nuestras Prioridades, se trata de ofrecer cuentas claras a la sociedad y de contar con indicadores que nos permitan juzgar la eficacia de nuestras acciones para, conforme los resultados, seguir avanzando, o incluso virar la ruta cuando sea necesario.

Con el Pladiem, la administración estatal se propone un ejercicio de gobierno democrático, dinámico y dirigido a la solución de nuestros problemas estructurales. Y tal como nació, continua en su convocatoria a la participación de todas y todos los habitantes de esta tierra, para la conformación de nuestro presente y el mañana de nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *