Chilchota, Crisol de la cultura purépecha

Chilchota, rico en fiestas y gastronomía, es un municipio de manantiales abundantes con paisajes boscosos donde se escucha el sonar de las bandas de viento, o la melancolía que a veces guardan las pirekuas.


Situado en la Meseta Purépecha, el municipio alberga a la Cañada de los Once Pueblos, un valle fértil que avanza por 12 kilómetros de largo con dos de ancho y, no obstante, resguarda algunos de los aspectos más valiosos de la cultura michoacana.

Tiene, además, especial atractivo turístico con sitios como el Parque Nacional en Carapan, La Toma de Tanaquillo, el Parque Ojo de Agua en la cabecera municipal y, a tres kilómetros de ahí, el Manantial de Ostacuro, que por cierto nutre al Río Duero, nacido en Carapan y elemento indispensable para la Cañada.

Tesoros comunes

De oriente a poniente se asientan Carapan, Tacuro, Ichán, Huáncito, Zopoco, Santo Tomás, Acachuén, Tanaquillo, Urén y Chilchota. El undécimo es Etúcuaro”, que pertenece al Valle de Tangancícuaro (Franco Mendoza, Colmich, 1997), si bien a veces se le cambia por San Juan Carapan, que pertenece a Chilchota.

Estos pueblos están rodeados por los cerros Kuarhaani, el P´eani y Siaapurhu, y están unidos por dos ríos –el Duero y El Riíto– formados con manantiales de agua potable, la principal riqueza natural de la Cañada.

A los pueblos también los une la lengua, pues seis de cada 10 personas hablan purépecha, y el 90% de los 39 mil habitantes de Chilchota se considera indígena (Inegi, 2015).

Otro elemento común es la alfarería de barro: cazuelas, macetas, cántaros, sahumerios y otros objetos utilitarios bellamente decorados con flores, pájaros y otros motivos coloridos propios de la tradición purépecha, que cientos de artesanas y artesanos de la Cañada realizan como forma de expresión y subsistencia.

En esa vía, por cierto, está la artesanía textil que distingue a los productores locales en los concursos que organiza el Instituto del Artesano Michoacano; y ésta no es sólo objeto de exposición, sino de usanza cotidiana entre las mujeres, orgullosas de sus huanengos y sus vestidos bordados.

Y está la cocina a la leña: el churipo (caldo rojo con carne de res), signo de la fiesta purépecha; los atoles de tamarindo, las corundas, uchepos, chapatas (tamalitos con frijol endulzado al centro) y el frijol de olla que se sirven en Zopoco; sin olvidar el pan de dulce de Chilchota.

Fiestas y arquitectura

La Cañada de los Once Pueblos tiene un pasado prehispánico que se trastoca con el proceso de la Conquista española. Para 1579 se le refería como Zirapo, un valle que “en lengua de los naturales, que son tarascos, quiere decir charaperaqueo “valle vermejo”, ya conocido por su fertilidad y sus montes, según La Relación de Chilchota.

Como en otros territorios, el encuentro con los conquistadores terminó resolviéndose, tras la guerra, mediante un sincretismo religioso que ha legado hasta nuestros días fiestas y costumbres religiosas.

Cada comunidad tiene a un santo patrono, por lo que se celebran unas 25 fiestas en la Cañada anualmente, con rezos, danzas y procesiones. Hay celebraciones más amplias, como la que se realizan en Zopoco el 14 de septiembre en honor al Señor de los Milagros, a la cual llegan fieles de toda la región purépecha.

Hay también fiestas compartidas por los pueblos, como las dedicadas a la Guadalupe, y el Niño Dios, en diciembre, o las del Día de la Candelaria, cuando se baila la Danza de los Viejitos.

Por otra parte, está la arquitectura, de la cual destacan la Capilla del Antiguo Hospital y la Parroquia del Señor Santiago, en la cabecera municipal; el Templo de la Asunción en Tanaquillo, la Capilla del Hospital y el Templo de San Juan en Huancito, además de los ubicados en Santo Tomás y Tacuro.

Huáncito tiene los templos de San Francisco y San Sebastián (patrón del pueblo); el último es uno de los más antiguos de la Cañada, y aunque su fachada ha sido modificada, su antiguo techo (un artesón) abovedado de madera y su retablo guardan una belleza especial.

Datos sobre Chilchota

  • Su nombre significa “lugar de chiles o chile verde”.
  • En lengua puré, la Cañada se conoce como Eraxaman.
  • Ichán tiene las mejores bandas de viento; ahí, la música es una de las principales fuentes de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *