El Lago de Camécuaro está rodeado de numerosas leyendas. Conocido desde tiempos prehispánicos, es actualmente un Área Natural Protegida de 9.65 hectáreas y una de las bellezas naturales más importantes de la Meseta Purépecha.

A dos kilómetros al norte de la cabecera municipal de Tangancícuaro, a mitad de un valle agrícola, hay un lago pequeño abastecido por manantiales de agua dulce que corren por debajo y arriba de la tierra; está rodeado por ahuehuetes o sabinos muy añejos y cuya presencia añade color, textura y cierta melancolía a la escena.

En lengua indígena Camécuaro significa “lugar del baño” y, según la tradición oral, fue formado por las lágrimas derramadas por la princesa Huanita quien, estando enamorada de Tanganxoan, fue tomada en cautiverio por un sacerdote impío.

Así, al lago también se le conoce como el “lugar de la amargura oculta”, en recuerdo de quien sería la esposa de uno de los reyes más poderosos del Imperio Purépecha y responsable de la continuidad de ese linaje hasta tiempos de la Conquista (Ruiz, IMC, 1981).

Otras leyendas, similares en cuanto a la formación del lago, sitúan ahí a la legendaria Eréndira, princesa guerrera que logró tomar un corcel de los conquistadores hispanos en un momento de huida, o bien a una sacerdotisa del templo de Tangancícuaro que, también huyendo, fue asesinada junto con su amado.

Belleza natural

Camécuaro es uno de los numerosos lagos cratéricos (que se asientan en un cráter de volcán; en este caso, de aproximadamente 1.5 hectáreas) en la entidad, pero se distingue por su permanencia y su origen natural, derivado de la presencia de numerosos  manantiales que le otorgan hasta cinco metros de profundidad.

Los ahuehuetes que lo enmarcan tienen hasta 400 años y, según un estudio de la extinta Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente (SUMA/UMSNH, 2005) en Camécuaro habían perdurado ahuehuetes, sauces blancos, fresnos y eucaliptos, por lo que toca a la vegetación.

Con pocos estudios sobre la fauna local, se han contado al menos 31 especies terrestres y 25 especies de aves; así como una cantidad indeterminada de peces, especialmente truchas, y anfibios, además de tres especies de reptiles.

Vale decir que este lago ofrece también servicios ambientales, ya que un 40% de su torrente se usa para generar energía eléctrica, y otro tanto se utiliza para riegos productivos (Ruiz Rojas et al, 2014).

Atractivo turístico

Dada su belleza, el Lago de Camécuaro ha sido un sitio de recreo por largo tiempo. Se estima que lo visitan alrededor de 250 mil personas al año, por lo que ofrece alguna infraestructura turística, si bien no asentamientos permanentes, a fin de evitar su contaminación.

Para el visitante, este rincón michoacano ofrece sitios para acampar, prácticas de buceo, recorridos en lancha, senderismo y, para las y los más arriesgados, también existe la posibilidad de nadar en sus aguas, cristalinas y templadas, pero aptas para ello, según el muestreo que hizo ahí la Secretaría de Salud de Michoacán en tiempos recientes (Primer Informe de Gobierno p.20).

Te cuento que…

La distinción de Parque Nacional del Lago de Camécuaro, obedece a un decreto presidencial del 18 de junio de 1940 (DOF, 8/03/41) promovido por el general Lázaro Cárdenas del Río, quien dictaminó que, por su valía natural, por su vocación turística (pensaba en establecer un “Parque-balneario”) y por estar “íntimamente ligado con las tradiciones tarascas”, debía ser protegido.

Centro de Convenciones, modernización en proceso

Hace unos meses que el gobernador Silvano Aureoles Conejo inauguró las obras para la modernización del Centro de Exposiciones del Centro de Convenciones de Morelia, con lo cual Michoacán se prepara para recibir una mayor cantidad de eventos, al contar con la tecnología e infraestructura adecuada para atender la industria de reuniones.

“Michoacán como destino es único, por ubicación estratégica, por su cultura, por su gastronomía, por sus playas vírgenes y sobre todo por su gente, debemos contar con un lugar para recibir más eventos internacionales”, señaló entonces el mandatario.

Actualmente el Centro de Convenciones de Morelia alberga alrededor de 450 eventos anuales de todo tipo (sociales, culturales, políticos, académicos o empresariales), pero con estas obras se prevé que aumente notablemente el número de servicios, lo que fortalecerá la imagen de Michoacán como anfitrión del país y el mundo.

Una vez concluidas las obras, el Ceconexpo contará con instalaciones tecnológicas de vanguardia para atender varios eventos de manera simultánea; así como un centro de negocios, estacionamiento vertical y áreas verdes mejoradas.