Buenavista, los frutos de la tierra

Uno de cada 100 michoacanos vive en Buenavista, un municipio históricamente agrícola situado en la calurosa Región de Tepalcatepec, reconocido por ser el primer productor nacional de limón; por tener a dos de las Comunidades Modelo de Michoacán y, porque su historia ha sido un tanto accidentada en las últimas décadas debido a la delincuencia.


El municipio tiene fortalezas naturales como el clima, su tierra fértil y la abundancia de agua, que baja por más de tres kilómetros desde lo alto del Pico de Tancítaro y nutre al Río Buenavista para regar las 15 mil 518 hectáreas que cubren las huertas de limón (Sedrua, 2016), además de las de mangos, papayas, plátanos y los sembradíos y pastizales.

Buenavista despunta como productor en una entidad fuerte en el ámbito agropecuario. Tiene una población de 47 mil 498 habitantes y, según la estadística oficial (Inegi, 2015; Sedesol 2016) tiene una de las tasas de crecimiento más altas del estado; su gente tiene 25 años promedio, y es muy trabajadora.

Buenavista tiene una PEA del 58.9%, la cual gana un poco más del promedio de los michoacanos, e incluso realiza más trabajo sin paga (un 65%). Además, siete de cada 10 personas tienen vivienda propia.

Sin embargo, presenta también rezagos; casi un 40% de esas viviendas tiene carencias por acceso a servicios básicos; ahí sólo se estudian 6.14 años en promedio, su tasa de analfabetismo es del 12.5%, y la de mortalidad también es alta (3.1 hijos promedio fallecidos entre mujeres de 15 a 49 años). Lejos de la media estatal, sólo el 60% de sus ciudadanos está afiliado a servicios de salud, y 11.3% presenta carencia alimentaria severa.

Y están las singularidades: inversa a la tendencia nacional y mundial, Buenavista presenta una ligera mayoría de varones en su población, por lo que sólo uno de cada cuatro hogares tiene jefatura femenina (la media estatal es uno de cada tres) y, además, sus mujeres sólo tienen dos hijos en promedio.

Poblamiento y mestizaje

Esta zona, que se incluye en el amplio valle de la Tierra Caliente, estuvo poblada desde el periodo prehispánico (Kelly, 1940); probablemente desde el preclásico, conforme con una investigación Thiébaut y Aguirre (Uaemex, 2011) según la cual habría vestigios de tumbas de tiro, las cuales se han encontrado en el occidente mexicano con fechas desde el siglo XV antes de nuestra Era.

Según los investigadores, la presencia humana ha sido constante en este territorio, desde mucho antes, durante y después del periodo virreinal: primero varios grupos indígenas, a los que se sumarían grupos de conquistadores europeos, y más tarde esclavos africanos, lo que han devenido en un mestizaje continuado.

Así, Buenavista se considera hoy entre los 20 municipios con mayor población de habla indígena, con un porcentaje de 2.3% de hablantes, si bien hasta un 21.4% de los habitantes se considera como tal; poco menos del 1% se reconoce como afrodescendiente.

Por otra parte, en el municipio se ha registrado el ejercicio de la agricultura extensiva, que también se ha ejercido en el transcurso del tiempo.

Ya en el siglo XX, que la vida de esta región recibió un nuevo ‘aliento’ con el reparto agrario impulsado por Lázaro Cárdenas del Río, y con los trabajos emprendidos desde 1947 por la Comisión del Tepalcatepec para mejorar las condiciones del campo, que si bien impulsaron su natural productividad agrícola, no lograron concretar el desarrollo social, que es precisamente el que se construye hoy en día a través del esquema de Comunidades Modelo.

Las Comunidades de Buenavista

Como parte de las Comunidades Modelo, La Ruana (Felipe Carrillo Puerto) y Pinzándaro, han recibido atención prioritaria de la administración estatal; es decir, acciones integrales en materia de salud, educación, empleo, cultura, impulso económico y otras, siempre consensadas con los Comités Ciudadanos, en el marco de la colaboración y entendimiento mutuo entre ciudadanía y gobierno. En materia de obras públicas, algunas de ellas son:

Obras Pinzándaro

Reconstrucción del camino Pinzándaro-Vicente Guerrero

Reconstrucción de la Avenida 5 de abril

Construcción en proceso del Centro de salud

Pavimentación en proceso de la Calle Pino Suárez

Inversión total: 28 millones 082 mil pesos

Otras acciones: Rehabilitación de inmuebles, construcción de aulas y dotación de mobiliario para tres escuelas públicas.

Inversión total: 13 millones 090 mil 424 pesos

Obras La Ruana

Introducción en proceso de servicios básicos y pavimentación con concreto hidráulico

Rehabilitación en proceso del Centro de salud

Ampliación en proceso de techumbre de jefatura de tenencia

Rehabilitación de cancha de futbol “Alfredo V. Bonfil

Inversión total: 9 millones 830 mil pesos

Otras acciones: Construcción, rehabilitación y mejoramiento de infraestructura educativa de siete centros de distintos niveles.

Inversión total: 19 millones 056 mil 199 pesos

Numeralia

51% de los pobladores del municipio son hombres

6.14 años es el promedio de escolaridad

55% de la PEA son trabajadores agropecuarios

42.9% de su PEA gana más de dos Salarios Mínimos

1.3% de su población no tiene nacionalidad mexicana

12.2% tiene Internet

1,533 son sus Unidades Económicas

(Fuentes: Intercensal Inegi, 2015; Panorama Sociodemográfico de Michoacán 2016; Informe Anual Sedesol 2016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *