Artesanía, las joyas de Michoacán

Con más de mil productos en 16 ramas artesanales, Michoacán es la segunda entidad mexicana (la primera es Oaxaca) con mayor diversidad y riqueza en este rubro y, también, una de las más importantes en América Latina; la variedad, belleza, técnicas, materiales e historia de tales creaciones las hacen únicas y muy valiosas a los ojos del mundo.

La artesanía michoacana tiene sus escaparates más importantes en el Tianguis de Domingo de Ramos, en Uruapan (el más grande de Latinoamérica); en la Noche de Muertos de Pátzcuaro, en la Feria del Cobre, en Santa Clara, y en la Feria de la Guitarra, en Paracho.

Según información del Instituto del Artesano Michoacano (IAM), sólo en Uruapan participaron más de mil 300 artesanos de 37 municipios este año, y se registraron ventas netas por más de 15 millones de pesos, el doble que en 2015.

Los productores también se incorporaron con éxito a la Expo Fiesta Michoacán; además de muestras artesanales en la Ciudad de México, Guanajuato, Celaya, San Miguel de Allende y Zacatecas, entre otros sitios, y han obtenido 17 lugares en el Gran Premio de Arte Popular 2016.

Sin embargo, requieren de apoyo. Se estima que hay más de 20 mil artesanos y artesanas activos actualmente en el estado, pero buena parte de ellos debe intercalar su oficio con la agricultura, el comercio o los servicios, debido a necesidades económicas y la insuficiencia de canales de comercialización para sus productos. En ambas vertientes, trabaja hoy la administración michoacana.

La artesanía, que tiene un carácter tan estético como funcional, representa la cúspide de los procesos emprendidos por las poblaciones para adaptarse a su medio ambiente; en Michoacán ésta conserva raíces precolombinas y novohispanas.

Así, la entidad no sólo posee diversidad artesanal, sino que también ha logrado conservar técnicas ancestrales como la pasta de caña gracias a sus comunidades indígenas, expone Ulises Sánchez Pérez, Jefe de Departamento de Capacitación del IAM.

Tenemos siete regiones artesanales, con manifestaciones de las cuatro etnias: purépecha, donde predominan cerámicas y fibras; mazahua, con textiles de lana; nahua, con cerámicas y madera, y otomí, con alfarería.

Dado que la artesanía “es reflejo y parte del hábitat”, e infiere usos, costumbres y tradiciones de cada lugar, su conocimiento es indispensable para los turistas que se acercan a Michoacán; ambos rubros están íntimamente relacionados, considera Sánchez Pérez.

A través de ésta, explica, Michoacán se ha dado a conocer ante el mundo, incluso “desde la época de la Colonia, cuando los españoles conocieron nuestras lacas y empezaron a mandarlas a Europa”.

“La instrucción del Gobernador Silvano Aureoles, es fortalecer la política pública dirigida a los artesanos, a las manos mágicas de Michoacán, para posibilitarles mejores condiciones de vida”, apunta Claudio Méndez Fernández, recientemente nombrado titular del IAM.

En lo que va de la administración, el Instituto se ha encargado de reajustar los concursos del ramo, de diversificar los apoyos para el sector vía créditos de Sí Financia y, en general, de promover la obra artesanal. En lo subsecuente, expone Méndez Fernández, haremos énfasis en los canales de comercialización, en el otorgamiento de créditos y en la promoción.

“Trabajamos para evitar a los intermediarios, para que los artesanos sean autosuficientes y su trabajo sea bien valorado”, apunta. También se busca ampliar el crédito para quienes tienen un buen historial crediticio. Y está la cuestión social.

“Hay quienes trabajan con mínimas condiciones (de bienestar); también tienen padecimientos derivados de sus horas de trabajo (vista cansada, dolor de articulaciones, etcétera) y por ello, además de los concursos y el acompañamiento, estamos llevando módulos” de la Secretaría de Salud para que se atiendan, como un primer paso.

En síntesis, expone el titular del IAM, “trabajamos para fomentar la producción artesanal en el estado, sin olvidar que se trata de seres humanos, los creadores de un arte popular que es verdaderamente sorprendente”.

 

Apoyo y colaboración

Entre los artesanos indígenas, una de las limitantes más grandes para acceder a los apoyos institucionales es el lenguaje, comenta María Emilia Reyes Oseguera, presidenta de la Unión Estatal de Artesanos de Michoacán (Uneamich).

“Hay quienes hablan sólo purepécha (u otra lengua) y muy poco español” y tampoco saben de las formas de apoyo, explica la artesana, quien ha presidido la Unión Estatal desde 2009, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las y los productores.

La Uneamich trabaja en coordinación con dependencias de los tres órdenes de gobierno; en el contexto estatal, colabora para la realización de concursos, cursos de capacitación, muestras artesanales y procesos de comercialización.

En últimos meses, Emilia Reyes ha gestionado ante el IAM espacios para la venta de productos artesanales, vía muestras y tianguis dentro y fuera del estado; también difunde la riqueza artesanal michoacana y lucha para que “cada vez más, los turistas nacionales y extranjeros visiten las comunidades y se generen ingresos en los bolsillos de las familias artesanas”, sostiene.

Hasta ahora, refiere, “he recibo respuesta a ciertas peticiones que he realizado al Gobernador Silvano Aureoles y además él ha mostrado un gran interés por apoyar y difundir nuestra artesanía, y está pendiente de dar pronto solución a nuestras peticiones”.

Ventas y concursos

Este año, el IAM realizó más de 40 concursos y exposiciones artesanales en 25 municipios, donde participaron aproximadamente 7 mil productores; se repartieron poco menos de 5 millones de pesos en premios con fondos federales, estatales y municipales.

Sin embargo, la tendencia para el próximo 2017 será hacer menos concursos, a cambio de tener mayor convocatoria; “los premios que no se otorguen así, los ofreceremos vía apoyos para materia prima, por ejemplo”, prevé Silvestre Zúñiga Olvera, jefe del Departamento de Concursos en el Instituto.

De acuerdo con el funcionario, la estrategia es obtener mayores beneficios para el artesanado, aprovechando sitios turísticos y “comercializando sus piezas en mejores condiciones; en Michoacán tenemos muy buenos artesanos, pero no muchos son tan buenos en la venta, por eso los apoyamos”.

La promoción turística del estado es otra vertiente que puede representar beneficios para este sector, pues se estima que alrededor de 40 mil artesanos dependen directamente de la llamada industria sin chimeneas.

De acuerdo con un estudio del perfil del turista elaborado por la Secretaría de Turismo en la coyuntura de la noche de muertos,  la adquisición de artesanías se ubica como una de las causas en las que más gastan los visitantes.

En la residencia oficial de Los Pinos, el presidente Enrique Peña Nieto entregó reconocimientos a 15 artesanos michoacanos que ganaron el Gran Premio de Arte Popular. En este contexto, el artífice originario de Pátzcuaro,  Mario Agustín Gaspar Rodríguez, recibió el reconocimiento a la trayectoria artesanal.

Durante la premiación del Concurso Estatal de Artesanías con motivo de la Noche de Muertos, en Pátzcuaro, el Gobernador Silvano Aureoles entregó a la presidenta de la  Unión de Artesanos de Michoacán (Uneamich), Emilia Reyes Oseguera, las llaves de un autobús para apoyar a los creadores en el traslado de sus piezas a los diferentes concursos y ferias que se realizan no sólo en la entidad, sino fuera de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *